Universidad

La actividad investigadora de las universidades españolas 2008-2017 #investigación #SUE #ciencia #IUNE #A4U

Posted on Actualizado enn

imagen10

El documento Actividad investigadora de las universidades españolas editado por el observatorio IUNE de la Alianza 4 universidades, muestra unos datos muy interesantes sobre la evolución de la investigación en las universidades españolas. Esta es su sexta edición y analiza el periodo 2008-2017 del Sistema universitario español (SUE). Mayoritariamente obtiene sus datos, sobretodo relativas a producción científica, de Wos.

El documento analiza una serie de indicadores que son: el gasto, el número de profesores, la producción científica, la colaboración científica, el impacto, las citas, la visibilidad, las patentes, la competitividad, la atracción y formación en talento.

Básicamente constata cosas que ya sabemos, la crisis económica ha perjudicado o ralentizado el crecimiento en gasto y en profesorado en las universidades, no obstante algunos indicadores son buenos, como son el crecimiento en producción científica, la productividad, la colaboración internacional, la visibilidad, la actividad innovadora (patentes) y la competitividad (en proyectos europeos).

Entrando un poco en detalle, el gasto público en educación universitaria para el periodo tuvo su valor máximo en 2010, pero a partir de 2011 se han producido incrementos negativos, con leves repuntes en 2015 y 2017.

Respecto a la evolución del número de profesores en el SUE se ha mantenido estable, con un ligero incremento del 6,59% (acumulativo del 0,71%). La fuente de datos es el Instituto Nacional de Estadística (hasta 2011) / Ministerio de Educación, Cultura y Deporte- SIIU (desde 2012), IUNE.

imagen1

Si vemos el indicador de producción científica por universidades, la primera es Universitat de Barcelona (UB), 9,23%, Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) 8,19% y Universidad Complutense de Madrid (UCM) 6,7%.

Pero cuando se calcula el número de publicaciones por profesor y año, el orden de las universidades cambia destacando la Universitat Pompeu Fabra (UPF) con un promedio de 3,45, seguida de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) con 2,48 y, en tercera posición, la Universitat de Barcelona (UB) con un promedio de 1,77 publicaciones por profesor.

imagen22

Cataluña lidera la producción científica con 120.141 publicaciones, seguido de la comunidad de Madrid con 93.605. Destacar que Andalucía es la que más ha crecido en número de publicaciones, situándose en el tercer puesto.

imagen33

 

La mayor actividad se encuentra en las ciencias experimentales (EXP).

imagen44

Respecto a la colaboración científica, se analizan dos indicadores, la colaboración entre autores y entre países. La colaboración entre autores (la que denominamos co-autoría y que es el promedio de firmas por documento y la mediana), ha crecido de forma considerable y sobretodo en ciencias experimentales (EXP). Destaca la Universidad de Cantabria (UNICAN) con el mayor índice 211,86 autores/publicación.

imagen5

La colaboración internacional ha crecido un 116,54% y la colaboración nacional un 22,43%. También han aumentado los documentos sin colaboración un 26,07%.

Si miramos por áreas, la colaboración internacional más alta es en ciencias experimentales (EXP), aunque es la que menos crece si la comparamos con otras áreas, como por ejemplo Artes y Humanidades /ART) y Ciencias Sociales (SOC) con un 153,76% y un 170% respectivamente.

Se colabora mucho con Estados Unidos, seguido de Alemania e Italia.

Respecto al impacto de las publicaciones, destacar que las 471,435 publicaciones han recibido 6.750.218 citas, con un promedio de 14,32 citas por documento, superior al 13,91 del periodo anterior.

El área que más citas recibe es Ciencias Experimentales (EXP) seguido de Medicina (MED).

Respecto a las citas en las universidades, destaca la Universistat de Barcelona (UB) que recibe el 12,40%, seguido por la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y Universidad de Valencia (UV). En cambio si miramos las citas por profesor, destaca la Universitat Pompeu Fabra (UPF) con un promedio de 71,53 citasxprofesor, seguido de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) con 47,01 y Universitat de Barcelona (UB) con 34.

imagen9

imagen7

Respecto a la visibilidad de las publicaciones, en Q1 y TOP3, hay un fuerte incremento del 76,56% en publicaciones en el primer cuartil y respecto a publicación en el TOP3 (de WOS) es del 47,74%.

Respecto a la producción tecnológica, se mira el número de patentes concedidas por la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) que se ha incrementado el 5,29% aunque el incremento es inferior al 7,37 del periodo anterior.

Lideran en patentes la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) y Universitat de Barcelona (UB).

Respecto a la competitividad, es decir, la participación en proyectos europeos y nacionales, la participación en los europeos se han incrementado considerablemente en un 51,88%, en cambio en el plan nacional es del 15,71%.  El mayor número de proyectos europeos los consiguen UPM, UPC y UAB.

Cuando se calcula el número de proyectos europeos por cada 100 profesores, destaca UPF con un 6,27, seguido de UPC con 1,71 y UC3M con 1,65

Para proyectos nacionales, también encabeza UPF con 14,83 proyectos /100 profesores, seguido de UC3M con 8,42.

Respecto a la atracción y formación de talento, que se basa en los contratos postdoctorales Juan de la Cierva y Ramón y Cajal, han descendido un 25,68%. Aunque Juan de la Cierva ha crecido un 37,57%. UB, UAM y UAB son las que más contratos de este tipo consiguen.

Respecto a las becas FPI y FPU, se ha experimentado una fuerte caída del 79,66%. Universidad de Granada (UGR) lidera en becas FPU y UB en becas FPI.

Respecto a las 116.249 tesis defendidas, ha supuesto un incremento del 136,58%. UCM lidera, seguido de UB y UAB.

Una vez más, si miramos tesis por cada 100 profesores, UPF lidera con un 53,02 tesis, seguido de UAB con 40,87 y UAM con 34,79.

imagen8

De lo analizado, destacar el aumento de la colaboración internacional y el número de proyectos europeos conseguidos (+50% incremento). Así como el impacto y la visibilidad, entre otros. No obstante creo que pueden dar una visión bastante sesgada de la situación al analizar mayoritariamente datos de WOS, que en el caso de las publicaciones y otras actividades, deja de lado una parte importante de la producción científica del SUE y sobretodo perjudica a las áreas de Humanidades y Ciencias sociales, así como a actividades que no se recogen en Wos. Además considero que se analizan pocos indicadores en el caso de atracción formación de talento, donde solamente se tiene en cuenta Juan de la Cierva y Ramón y Cajal para el caso de atracción, cuando existen actualmente otras convocatorias prestigiosas para la atracción del talento. Por ejemplo, se podrían considerar un “Maria de Maetzu”, proyectos “Retos”, “Torres Quevedo” o quizás el programa de Doctorados industriales, por nombrar alguno.

Aún así, creo que es un buen informe, bastante sintético, que puede dar una idea del escenario y que permite medirse por ejemplo, con otros países, es decir, podría utilizarse para benchmarking.

Enlace al informe completo: aquí

 

 

 

¿Qué pasa con los datos de investigación?

Posted on Actualizado enn

grafo

 

Parece que últimamente solo se habla de los datos de investigación ¿qué pasa con los datos de investigación? por mi experiencia, intentaré resumir un poco donde estamos y cómo ha ido evolucionando, a mi modo de ver…

Inicialmente, la mayor preocupación de las instituciones era tener un repositorio que recogiera toda la información de la institución relativa a la investigación. Lo que parece una cosa obvia y trivial, no se cumplía en muchos casos y muchas universidades y centros de investigación no tenían (ni tienen actualmente) centralizada toda la producción científica que se realiza en su institución. Muchos investigadores publican directamente solo en revistas de prestigio o bien tienen otras actividades recogidas en webs propias o de departamentos, no permitiendo que la institución tenga una visión global de la investigación que se realiza. Esto es realmente una desventaja para la institución, porque conlleva que muchos de los indicadores de producción científica estén por debajo de lo que realmente podrían estar y no se refleja ni en rankings ni en diferentes fuentes de información y comparativas entre universidades que tan de moda se están poniendo.

Si la universidad ofrece un Portal con información sobre la investigación que se desarrolla en la misma, podría perder, por ejemplo, oportunidades de financiación y de visibilidad en los medios.

Así pues, como primer paso es imprescindible tener un sistema de gestión de la investigación que proporcione un repositorio centralizado con la producción científica de la universidad o la institución, garantizando la calidad de los datos que allí se registran, importando el máximo de información de fuentes externas ya validadas como las principales bases de datos comerciales. Con este primer paso, como me han dicho alguna vez desde una universidad: “ahora ya tenemos los datos ordenados”. Así, la mayoría de las universidades disponen de lo que llamamos un CRIS (Current Research Information System). Este sistema, a su vez, debe disponer de herramientas de análisis de datos, que den respuesta a objetivos tan importantes como:

  • La toma de decisiones
  • La financiación
  • el enrollment (atracción de talento)
  • optimización de procesos
  • indicadores de productividad

Con la aparición del movimiento OpenAccess, podríamos decir que la cosa “se complica”, aunque no mucho. Las universidades rápidamente han definido sus repositorios institucionales OpenAccess, donde recogen toda la producción científica que se realiza con fondos públicos, como marca la Ley de la Ciencia. La mayoría de ellos, utilizando el software DSpace. A nivel europeo también “se han puesto las pilas” rápidamente con ello, por la misma normativa a nivel europeo para los proyectos H2020. Así, el siguiente paso natural ha sido el enlace entre el sistema CRIS y el Repositorio institucional, que permita acceder a toda la información, tanto de la referencia de la producción científica, como de la publicación en formato digital, si existe.

Ahora hay que añadir a todo ello el OpenData, donde se promueve que los investigadores publiquen en abierto los resultados de sus investigaciones (los datos de los experimentos, etc..), datos parciales, datasets, en el formato que sea. Para ello, ya están empezando a proliferar las plataformas para la publicación de estos datos.

Todo ello, ha creado un universo de información relativa a la investigación diseminada en multitud de webs, bases de datos, repositorios, plataformas, redes, etc… que hace casi imposible permitir su acceso y análisis y la pérdida de potencial que toda esta información puede aportar al mundo de la investigación.

Es por ello que también se están empezando a desarrollar herramientas que permitan realizar como un mapa conceptual del universo de la investigación en que todo esté relacionado y permita de alguna forma “navegar” entre tanta información, así como proponer resultados y llegar a información que de otra forma sería casi imposible. Para ello, conceptos como el Machine Learning e incluso la AI (inteligencia artificial) deben ayudar a realizar estos mapas conceptuales que permitan este acceso a la información de la investigación. Y eso es en lo que los tecnólogos estamos embarcados y creo que es un reto importante y a la vez emocionante.